Comencem el 3r Cicle amb FOR SAMA

FOR SAMA

(2019)

Directors: Waad al-Kateab i Edward Watts
Fotografia: Waad al-Kateab
Música: Nainita Desai


13 de maig – 19 h, Cinema Rambla de l’Art

Ens acompanyarà Nour Salameh, professora de la UAB, investigadora i traductora membre de la plataforma TADAMON.CAT en solidaritat amb el poble sirià; membre de la Càtedra UNESCO del Diàleg Intercultural Mediterrani – Universitat Rovira I Virgili. La Nour ens ha redactat un resum molt entenedor del què ha estat la guerra a Síria aquests darrers 10 anys, La Caja de Pandora de Síria. El podeu llegir al programa i també al final del post.

SINOPSI:

En forma de carta d’amor d’una mare a la filla, la pel·lícula ens mostra la vida de Waad al-Kateab en els cinc anys que va durar la resistència a Alep: es casa, neix la filla, viu en un hospital subterrani, mentre a fora cauen les bombes. La camera capta històries increibles de pèrdues, alegries i supervivència i la directora viu en el dilema de fugir per protegir el futur de la filla i abandonar la lluita per la llibertat del país.

LA crítica diu:

Una pel·lícula que colpeix, sacseja les consciències i ens demostra com de miserables poden ser els éssers humans quan rebutgen l’alteritat. Davant les seves imatges l’únic que podem fer és qüestionar-nos el nostre món, la nostra hipocresia i la nostra mala consciència.»

Àngel Quintana, de REVISTA CAIMAN


«Cap documental, menys encara una ficció, ha aconseguit recollir de forma tan íntima i impactant un conflicte i la seva repercussió en la vida dels habitants que el pateixen.»

Janire Zurbano, de CINEMANIA


«Un estudi profundament commovedor sobre l’horror i l’esperança (…) Et trencarà el cor i et tocarà l’ànima.» Mike McCahill, de THE GUARDIAN

Et pots decarregar el programa aquí:


LA CAJA DE PANDORA DE SIRIA, PER NOUR SALAMEH

“Era curioso pensar que el cielo era el mismo para todo el mundo, lo mismo para
los habitantes de Eurasia y Asia Oriental, que era para los de Oceanía. Y en
realidad las gentes que vivían bajo ese mismo cielo eran muy parecidas en todas
partes, centenares o miles de millones de personas como aquella, personas que
ignoraban mutuamente sus existencias, separadas por muros de odio y mentiras, y
sin embargo casi exactamente iguales; gentes que nunca habían aprendido a
pensar, pero que almacenaban en sus corazones en sus vientres y en sus
músculos la energía que en el futuro habría de cambiar el mundo.” – Georges
Orwell, 1984 p. 196
Desde que los sirios encontraron este energía orwelliana en sus corazones y se
atrevieron a levantarse contra el régimen autoritario de Assad (padre e hijo) de 60
años, han soportado todo tipo de sufrimiento y dolor. Todo esto comenzó con un
levantamiento pacífico, que estalló en marzo de 2011, inspirado en las mareas de
la Primavera Árabe, y que pronto ha desembocado en un sangriento y brutal
conflicto armado sin un final a la vista.
Los inicios del levantamiento fueron meros actos pacíficos: unos cuantos niños y
adolescentes pintando grafitis en una pared de una escuela en Dara’a (sur de Siria)
leyendo “liberta”’ y “es tu turno, doctor” en referencia a Bashar Al Assad, dictador
de Siria que estudió medicina; decenas de ciudadanos organizan protestas muy
breves y gritan por la libertad y la dignidad; actos de protesta no violentos como
pintar el agua de algunas de las fuentes de la capital de color rojo, reuniones en
espacios privados donde los participantes sostenían carteles con mensajes en
contra de la dictadura y la violencia, registraban estas protestas virtuales y luego
las publicaban en las redes sociales entre muchos otros actos de expresión y
reivindicación pacificas… La respuesta del régimen fue la brutalidad: los niños de
Dara’a fueron capturados por las fuerzas de inteligencia, dos de ellos fueron
devueltos a sus familias, cadáveres mutilados y con signos de tortura; el ejército se
desplegó en las calles y contra toda señal de protesta una bala fue la respuesta y
la detención arbitraria se convirtió en la norma.
Como cada acción tuvo una reacción, las protestas de extendieron a los cuatro
rincones de Siria, pueblos y ciudades enteras se rebelaron y la acción
revolucionaria no violenta comenzó a tomar forma a través de comités de
coordinación y la participación de figuras de la oposición que presenciaron y
trataron de resistir la tiranía y el gobierno militar sobre las últimas seis décadas.
Fue entonces cuando las balas fueron sustituidas por tanques y bombas y se
sistematizó aún más la detención arbitraria y la desaparición forzada. También fue
entonces cuando reclutas y oficiales de la policía y el ejército comenzaron a
desertar de sus unidades y formar una resistencia armada.
A partir de ese momento, la caja de Pandora quedó abierta de par en par: las
bombas y las balas se transformaron en crímenes de lesa humanidad; barrios y
pueblos rebeldes sufrieron asediados y poblaciones enteras fueron desplazadas
por la fuerza; El régimen utilizó varias veces armas prohibidas internacionalmente.
Y también en ese momento, la importancia geoestratégica de Siria se convirtió en
una maldición para ella, ya que se convirtió en un semillero para que todos los
países que tienen interés en ella hagan lo que quieran. Hay quienes financiaron,
armaron y facilitaron la formación de grupos terroristas extremistas (los sirios
fueron y siguen siendo sus víctimas directas), hay quienes enviaron sus ejércitos y
expertos militares para apoyar a tal o cual parte del conflicto, y hay quienes
literalmente ocupan partes del país. El resultado es que Siria hoy es un país
dividido en el que los sirios ya no tienen voz. A pesar de la multiplicidad de
criminales hoy en Siria, el régimen sirio tiene la mayor participación en esto y es el
responsable de todo esto.
Hoy, se estima que 149.361 personas fueron arrestadas arbitrariamente, 100.000
sirios se cuentan como desaparecidos desde marzo de 2011, la gran mayoría por
el régimen sirio y más de 11.000 personas fueron asesinadas después de sufrir
tortura en las cárceles del régimen sirio. Casi 5 millones de sirios son refugiados,
7,6 millones de personas son desplazados internos y 16 millones necesitan
asistencia dentro y fuera de Siria. Más de 470.000 sirios murieron y más de la
mitad de la población de 21,4 millones de personas vive ahora en la pobreza. El
sistema de salud se ha visto devastado por la pérdida de 32 hospitales
gubernamentales y el 31% de las instalaciones de salud pública, a lo que se suma
al colapso de la industria farmacéutica nacional y las sanciones internacionales
que bloquean la importación de medicamentos que salvan vidas, equipos médicos
modernos especializados y repuestos.
Todo esto se escucha y se ve desde todo el mundo, pero este mundo le da la
espalda a esta tragedia que en marzo pasado completó su décimo año a la luz de
un flagrante fracaso diplomático. No parece haber interés en poner fin a este
conflicto.
Sin embargo, en medio de esta escena caótica y sombría, algunos sirios
permanecen fieles al sueño de establecer un país moderno, democrático y libre de
todo tipo de dictaduras, un país para todos sus miembros, étnicos y religiosos.
Para lograr este sueño, se han estado formando y desarrollando cientos de
entidades, organizaciones e iniciativas civiles y miles de sirios luchan contra la
impunidad del régimen sirio y de otras partes del conflicto.
——-
Sobre Nour Salameh
Doctora en Historia por la Universidad Rovira i Virgili y miembro del grupo de
investigación UNESCOMED (URV). Actualmente trabaja como investigadora post
doctoral en la Cátedra UNESCO de Diálogo Intercultural en el Mediterráneo (URV)
en el marco del proyecto europeo H2020 CONNEKT sobre radicalizaciones y
extremismos violentos. Durante los últimos años ha colaborado con diversas
instituciones, ONG y otras entidades en zonas de conflicto. Desde noviembre de
2017 y hasta el 12/2019 ha trabajado en el Instituto Europeo del Mediterráneo –
Programa de Género, proporcionando asistencia técnica a la Fundación de
Mujeres de l’Euro-Mediterránea y enseña en el Master de Estudios Árabes
Contemporáneos de la Universidad Autónoma de Barcelona . Antes de la
revolución siria, era redactora de noticias y traductora en la Estación de Radio de
Damasco y en la Agencia de Noticias Siria.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s